martes, 26 de diciembre de 2017

Mis propósitos de año nuevo

¡Hola, amiguis! 
¿Cómo os han ido las comidas navideñas? Como todos los años, yo he estado en mi salsa puesto que vivo estas fechas como la que más. Aunque realmente mi noche preferida es la de fin de año. Me encanta todo lo que rodea este día. Desde la supercena que organizamos en mi casa hasta el brillibrilli que se palpa en todos los locales al más puro estilo de la vecina rubia

Y como no podía ser de otra manera, ya he estado pensando en mis propósitos de año nuevo (o despropósitos, eso ya se verá en el 2019). ¿Queréis conocerlos? ¡Pues seguid leyendo!



1. Madrugar más:
P8ladas
Sí, no puedo evitarlo. Me gusta dormir. Soy de ese tipo de persona que pone dos alarmas (como mínimo) antes de dormir porque sabe que a la primera no se va a levantar. Es lo que más me cuesta y lo primero que creo que tendría mejorar. Desde que estoy preparando las oposiciones he mejorado mucho en este aspecto pero me queda mucho camino por andar. Por favor, si conocéis algún truco infalible no dudéis en compartirlo conmigo. Mi planificador y yo os lo agradeceríamos mucho. 

2. No abandonar las oposiciones:
Quiéretemucho
¡Jamás! Uno de mis propósitos del año pasado era precisamente empezar a prepararme para esta gran prueba pero reconozco que me he desinflado un poco al saber que no se convocarían en Galicia. Sin embargo, no quiero dejarlo. No, no y no. ¡Ahora que he empezado, no puedo! ¿Os ha pasado lo mismo, opocompis? Si es así, no os desaniméis. Es una carrera de fondo y creo que solo por eso no podemos abandonarla. En mi caso me apoyo un montón en la comunidad opositora que se ha formado en Instagram. Ayuda mucho ver que no estoy sola en esta locura de sistema. Recordad, nadie dijo que fuese una carrera fácil. Por cierto, si aun no habéis empezado a estudiar y queréis entender este mundo, o al menos intentarlo, no dudéis en leer la entrada de Opo_Plumaverde titulada "Oposiciones de Educación, verdades y realidades". No tiene desperdicio. 

3. Conseguir un trabajo:
Me diréis: "Laura, espera, ten paciencia, estás en las listas de sustitutos". Sí, sí. Paciencia ahora mismo tengo de sobra pero reconozco que se me está acabando. El sistema en el que vivimos es incompatible con llegar a fin de mes. Necesito buscar otras opciones dentro de la docencia. No paro de enviar currículums pero por ahora no ha habido suerte. Ya sé que pronto llegará y que mantenerme positiva me traerá trabajo mucho antes. Eso lo sé, no es la primera vez que me ocurre. Pero entendedlo, es complicado vivir en esta incertidumbre laboral ya que realmente no depende de mí sino del resto. Estoy segura de que si algún sustituto o sustituta me está leyendo entiende de qué hablo. ¿Vosotros tenéis algún plan B para trabajar mientras no os llaman?

4. Ir más al teatro:
Hablemos un poco de ocio y tiempo libre. Estoy en un momento de mi vida en el que prefiero los planes de sábado tranquilos y culturales. Evidentemente, una tarde de cañitas con amigos no la descarto nunca pero sí que es cierto que cada vez disfruto más sentada en una butaca. Este año he ido mucho al cine (como siempre) y unas cuantas al teatro.  Aunque he de destacar uno de mis sueños cumplidos y es que... ¡He ido por fin a ver el musical de El Rey León a Madrid! Es, sin duda, una de las cosas más especiales que me ha pasado durante el 2017. Todavía ahora me emociono un poco al contar qué sentí y cómo lo viví. No descarto ahorrar para volver. Ja, ja (qué vicio tengo). 

5. No dejar el deporte:
Quienes me conocen aun alucinan cuando me ven ataviada con mi chándal y mi bolsa de deporte. O con mis botas de fútbol puestas en los pies... ¡y del derecho! Porque sí, otra de las cosas que he hecho en el 2017 fue apuntarme a un equipo de fútbol cuando os juro que no sabía ni lo que era un fuera de juego. Pero las cosas como son, reconozco que me ha venido de lujo empezar a moverme. Nunca he hecho tanto deporte como ahora en toda mi vida y no me ha traído más que cosas beneficiosas. Creo que es fundamental para la gente que como yo pasa muchas horas sentada ante un ordenador. Debemos despejarnos para no volvernos locatis del todo. ¿No os parece?

6. No descuidar el blog:
Abrir un blog también estaba entre mis propósitos del año pasado y reconozco que no lo estoy gestionando todo lo bien que debería. Tengo que aprender a planificarme mejor para poder llegar a todo porque realmente siempre me ha gustado escribir y compartir mis ideas. Así que venga, se han acabado las excusas y tengo que ir a por todas (ya me animo yo). 

¡Hasta aquí mis propósitos! ¿Qué os han parecido? ¿Vosotros también sois fans de esta lista o para vosotros el 31 de diciembre solo implica un cambio de calendario? ¡Contadme! 

Y por supuesto... ¡Feliz año 2018 y venga esa copa p'arriba! ¡Chin, chin! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario